Entradas populares

domingo, noviembre 09, 2008




El 4 de noviembre 2008, marca de forma inolvidable e inimaginable, para toda la humanidad, la historia de una nación. De solo pensar en este hecho tan increíble, se me estremece el espíritu. Jamás habría pasado por mente alguna que la nación americana tuviese en algún momento un presidente afroamericano.

Esto representa un cambio significativo para la nación. No es tan solo el hecho de que sea de color ya que las mentes, los espíritus, las capacidades y la inteligencia de una persona son incoloros. Un blanco y un negro pueden tener la misma línea de pensamiento, la misma ideología y la misma forma de tomar decisiones importantes para una nación.

Políticamente hablando tengo fe de que será un gran cambio, pero mas allá del aspecto político, para mi, y para toda la humanidad, esta elección representa fe y esperanza.
Estoy cansada de escuchar a algunas personas decir, “esto no tiene remedio”, “la humanidad se autodestruye sin remedio alguno”, “no hay quien nos salve". Cada ves que escucho una de estas frases me sobrecoge un sentimiento desolador. Siempre me he negado a pensar que la esperanza estuviera perdida, que estuviésemos destinados al debacle total, sin remedio alguno.

El hecho de que gran parte de la nación americana hallan ido a las urnas electorales a votar por Barack representa, significa que si, que aun hay esperanza de cambio para la humanidad. Significa que aun las mentes, los corazones son redimibles.
La mejor forma de generar cambios es a través del poder de la palabra. De llevar los mensajes correctos. Si se lleva un mensaje de esperanza a las personas, se genera esperanza en sus corazones.

Gran parte de la humanidad vive con miedo, sienten desolación, incertidumbre, pero dentro de cada corazón esta el deseo de que la esperanza no muera, ha quedado demostrado en esta importante elección. El mensaje de Barack ha deposito esperanza, sus palabras salían de el con poder, con energía y en sus manos traía la esperanza, la fe y la posibilidad de redimir a una nación que ha vivido, por años enmarcada en un entorno de racismo, de guerras, de prejuicios. Una nación que al saberse tan poderosa ha olvidado que más que una fuerza mundial somos humanidad, con todo lo que la humanidad implica. Que más que aspectos políticos, económicos, que más que ser y representar el poder en el mundo no dejamos de ser humanos. No dejamos de sentir miedo, dolor, desolación. Pero que además hay deseos de vida, de plenitud, deseos de ser una sociedad ecuánime y sana. Que queremos una sociedad estable para nuestros hijos.

Los gobiernos además de preocuparse por la encomia o por retener el poder deben de comenzar a ver los aspectos sociales, los aspectos humanos. Hay que predicar esperanza, hay que sanar sociedades, corazones. Hay que fortalecer la educación, la familia. Hay que comenzar a generar sensibilidad.

Tengo fe de que Barack representa este cambio. Pido a Dios que no permita que el poder lo corrompa. Que tenga la capacidad de discernir, de dirigir y de tomar las decisiones correctas para nuestra nación. También pido que el odio y el racismo no corten en un acto de violencia este intento de la humanidad por redimirse. Ayudemos con nuestras oraciones, nuestra buena fe y comencemos a generar cambios individuales par que estos puedan generar cambios colectivos.

4 comentarios:

Rodolfo N dijo...

No soy tan optimista, pero tengo esperanzas de que algo cambie. Que haya menos guerra y violencia.Mas Paz y distribución de la riqueza.
Cariños

Glarys dijo...

Hay que mantener la fe y la esperanza de que traerá cambios positivos... ojala asi sea. :)

cachibaches dijo...

Muy de acuerdo con lo que expresas a través de este escrito. Viene a mi mente la vez que fuí a ver el estreno de la película en la cual el actor de raza negra Morgan Freeman hace de presidente de los Estados Unidos. En aquel entonces el comentario de todos los que estaban en la sala de cine era de " ahhh se le pasó la mano al director" en referencia a lo que todo el mundo se negaba hasta el 4 de noviembre en traducir a una realidad. Realidad en que un hombre de la raza negra llegara a ser presidente de los Estados Unidos. Que pena que en Puerto Rico, habiendo un mestizaje tan marcado, aun no tengamos un gobernante de la raza negra o como lo llamamos acá, "trigueñito".

José Miguel dijo...

Que el Año nuevo sea mejor que éste que esta por pasar y que tus anhelos y esparanzas se logren y la felicidad continúe a tu lado en todo momento.

Un abrazo fuerte!!!!!!